Adolescentes, mientras más cerca, mejor.

Salir en grupo es algo que la gran mayoría de los Adolescentes hace. Para ellos sus pares conforman un grupo relevante en su desarrollo y en la integración de su personalidad tal y como lo hemos visto en otros artículos de Schilkrut Identidad Adolescente.

 

Las salidas nocturnas generalmente se inician con la famosa “previa”. Los chicos y chicas se reúnen en una casa u otro lugar y muchos comienzan a beber de manera temprana, tanto en edad como en horario.

 

Luego sigue la salida a bailar y para muchos continúa la ingesta de alcohol.

 

Es este descontrol en el consumo lo que para muchos padres de chicos Adolescentes es una verdadera preocupación.

Algunos adultos se encargan de establecer acuerdos con sus hijos, de controlar sus traslados y definir las horas de llegada.

 

Sin embargo algunos padres tratan de mantenerse al margen de tener que ejercer algún control. Ya sea porque les genera un problema no saber cómo enfrentar la situación o porque creen que en realidad su hijo o hija no bebe o no se excede en el consumo, son los otros los que caen en esas conductas poco adecuadas. Lo complejo de no involucrase es que se puede caer en el exceso de permisividad.

Sin límites claros un adolescente puede tener grandes problemas en esta etapa y a futuro.

 

¿Las razones de esa actitud?

 

Muchos señalan que hay cansancio por la jornada laboral, otros parecen tener un cierto temor de enfrentar a los hijos o se dejan convencer por la excusa de que “todos los adolescente a esa edad lo hacen”.

 

Razones hay variadas pero ninguna es lo suficientemente poderosa para no hacer frente a este desafío.

 

Las cifras entregadas por el SENDA dan cuenta no sólo del aumento en el consumo de marihuana y la baja en la percepción de riesgo respecto al Canabis, también señalan un significativo aumento en el consumo de tranquilizantes benzodiacepínicos en niños y adolescentes, que los obtienen sin prescripción médica en su misma casa, en la familia o con los amigos.

 

¿Qué esta sucediendo con estos adolescentes y jóvenes?

 

¿Será un sino de los tiempos o tal vez de la soledad y falta de entusiasmo que están viviendo? Tendrá acaso que ver el poco acompañamiento de adultos responsables? o el ensimismamiento que está provocando la era digital?.

 

El tiempo que les dedicamos

 

Muchos factores externos pueden incidir en que un chico adolescente o un joven prueben y luego consuman marihuana o alcohol de manera regular. Así como también hay otros factores más internos y que están relacionados al tipo de personalidad, a ciertas patologías que pueda o no desarrollar, o a determinados estilos de vida que facilitan estas conductas riesgosas.

 

Pues bien, así como existen los Factores de Riesgo que favorecen el consumo a edad temprana, hay Factores de Protección que logran apoyar y proteger a un chico o chica adolescente de estas conductas tan nocivas.

 

Dentro de éstos factores hay uno muy importante que tiene que ver exclusivamente con el papá y la mamá o el adulto responsable del adolescente y es “estar presente e involucrado”. Aquello de lo que hablábamos al comienzo de mantenerse “cerca” precisamente es determinante en el bienestar de nuestros hijos.

 

Mantenerse involucrado en la vida de un adolescente debe ir acompañado de tiempo dedicado a él o ella. Es decir estar presentes y acompañarlos en las actividades que para ellos son importantes, implica no sólo saber y enterarse sobre el desarrollo escolar y los estudios, también estimularlos a realizar deportes, idealmente hacer alguno en conjunto ya que el ejemplo es la manera más adecuada de que su hijo tome interés.

 

El involucrarse también tiene relación con aquellas labores cotidianas como poner la mesa o lavar la loza, es una instancia para conversar con ellos desde lo que ocurrió en el día como aquellas cosas que a usted le preocupan.

 

También implica dedicarle tiempo juntos a la entretención, eso vincula y genera experiencias que recordarán con afecto hasta su vida adulta.

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *